MERA

 

Acostumbro a llamar a este lugar mi pequeño paraíso. Llegué a él en 1998 cuando Luis me llevó a conocer a sus padres, que según me explicó, son de Madrid, pero llevan toda la vida veraneanto en Mera, como toda su familia, así que prácticamente yo los considero a todos gallegos.

 

Vuelvo cada año desde entonces. Durante los dias que pasamos en Mera el tiempo se ralentiza, me relajo y duermo, mucho, bien.

 

Pasamos los dias con poco que hacer si lo comparamos con la rutina de la ciudad, pero con más tiempo para otras cosas, que son siempre las mismas cosas;

disfrutar del desayuno en el porche,

degustar el pan y el queso del pais sabiendo que esos kilos no los perderé nunca y darte igual,

ir a tomarse el mejor helado del mundo a Sada,

gozar de las comidas hechas mano a mano por Luis y Fernando, como si mañana no comieramos,

dormir hasta las 12 sin pasar nada,

ir al faro de Mera, mi sitio favorito,

conducir a Coruña al cine o a la feria del libro viejo,

esquivar las fiestas, siempre coinciden...,

dormir con manta,

despertarse con ganas,

leer,

echar de menos a los que se fueron leyendo,

bañarse en diciembre,

visitar paraisos naturales donde querrías vivr para siempre,

volver

1/30
  • 1x
  • Instagram